E-textos

Imprimir

Ecos de una conferencia (*)

Escrito por Cecilia Fasano.

La casualidad hizo que el 28 de julio de 2004, a exactamente 30 años desde la fundación de la Escuela Freudiana de Buenos, Germán García diera esta conferencia, que por supuesto, no por casualidad titulara: La escuela que fundó Oscar Masotta 30 años después.

Dos términos fueron enfatizados por Germán García en su disertación: instituto y parodia. Ambos remarcados también por Oscar Masotta en diferentes oportunidades.

El 28 de julio de 1974 se realiza el Acta de fundación de la Escuela Freudiana de Buenos Aires. A continuación transcribo algunos puntos de la misma, tomados por G. García en esta ocasión:

1.- Como el psicoanalista, la reunión en grupos de psicoanalistas para instituir el grupo, sólo depende de sí misma. Cuando el grupo, además, se nombra, a saber, que se otorga nombre a sí misma, entonces se funda. Esta reflexión (...) funda la Escuela Freudiana de Buenos Aires.

4.- ... si no repartiremos anillos es porque esto será: un instituto de investigación psicoanalítica.

5.- Fundar tal instituto es significar la retención de la práctica-teórica y por lo mismo transmitirla. (1)

Ha pasado el tiempo. Germán García pregunta ¿en qué lugares, desde entonces, encontramos el nombre Oscar Masotta? Su respuesta no admite ambigüedades: “elidido, en el núcleo primero llamado Escuela Freudiana de Buenos Aires. Se quedaron con el nombre a pesar de aquella carta en la que O. Masotta escribe: no se quedaran con el nombre”. Y en este mismo sentido G. García escribía 20 años atrás: “Nuestra Escuela no fracasó por un impasse interno sino que fue arrastrada por cantidad de acontecimientos que estallaron en ese momento en la Argentina (...). No hubo oportunidad de llevar las cosas hasta el punto de decir: eso se disuelve. No, eso se cortó (...) pero lo peor fue que ni siquiera pudo borrarse porque se cortó y siguió allí. Y ahora esas personas a las que Masotta insultaba al morir publican cosas de Masotta.”(Otium Diagonal N´10. 1986).

En 1979 se funda la Escuela Freudiana de la Argentina: a diferencia del primer grupo, tienen una biblioteca que lleva el nombre de Oscar Masotta y organizan Jornadas bajo la misma égida. En 1990 también la revista Conjetural dedica un número en su homenaje. Claro que vale mencionar que tal uso del nombre se corresponde con un tiempo donde “es conveniente y políticamente correcto” reivindicar la figura de Masotta.

Dado que al fundar la Escuela Freudiana de Buenos Aires es Masotta quien la propone como una  parodia, es un término que vale la pena tener en cuenta. García lo remarca por considerarlo clave, y basta remitirse al mismo Masotta cuando en una carta del 13 de julio de 1979 escribía: “nuestro estilo de parodia, el que nos acompañaba hasta 1974 (...) hemos aprendido que también podíamos parodiar la experiencia lacaniana real, parodiar una Ecole (...) hemos aprendido que parodia y comedia habían terminado por trazar el sendero de una experiencia que era nuestra y original (...) hemos aprendido finalmente la experiencia de la escisión: la mas rica tal vez ...”

El 23 de julio de 2000 se crea el Instituto Oscar Masotta (IOM), teniendo como objetivo la investigación y docencia del psicoanálisis en el interior de la Argentina. “Porque estamos en otro momento y en otro siglo, se propone un acto de consolidación y extensión del psicoanálisis de la orientación lacaniana” (Editorial de Happening N´1. Germán García.marzo 2001). A partir de lo cual el nombre de Oscar Masotta dejara de ser sólo conocido en el ámbito porteño para pasar a formar parte del colectivo nacional. Justo reconocimiento si acordamos en reconocer que fue O. Masotta quien introdujo el pensamiento de Lacan en la Argentina. 

Dos términos -Instituto y Parodia- que lejos de ser retomados por García desde una enunciación vacía, permiten volver a pensar la historia del psicoanálisis en la Argentina. Encontramos que “La parodia, puede situarse como spaltung oscilando entre la imitación que cierra y la traducción que abre, en una loca dimensión de la transferencia” (2) entonces ¿por qué no pensar que la creación del Instituto Oscar Masotta es un acto paródico de aquella fundación de la Escuela Freudiana de Buenos Aires? Recordemos que en su punto 5 decía: esto será un instituto de formación psicoanalítica. No lo fue y las razones están expuestas. Sin embargo, lo cierto es que hoy en el orden de lo efectivamente realizado está el Instituto Oscar Masotta y sus Centros de Investigación y Docencia a lo largo de todo el país.

(1) Ensayos Lacanianos. Barcelona. Epílogo, Oscar Masotta. Ed. Anagrama,1976

(2) Oscar Masotta. Los ecos de un nombre. Germán García Atuel-Eolia 1991.

(*) Conferencia organizada por la Asociación de Psicoanálisis de La Plata y auspiciada por el Instituto Oscar Masotta.